Ilustración de suelo radiante Roth

Suelo radiante y refrescante

La temperatura ambiente siempre será uno de los factores fundamentales condicionantes para el confort. Por eso resulta primordial contar con un buen sistema de climatización.
En calefacción, se impulsa agua a baja temperatura (entre 35-45ºC) por la red de tubos para conseguir que el suelo adquiera una temperatura de entre 22-27ºC proporcionando un calor uniforme, regular y suave.

En refrescamiento, el sistema de control Rothaclima 365 hace que el agua circule a la temperatura más baja posible, sin que se produzcan condensaciones en el suelo, maximizando la absorción de calor y consiguiendo un alto grado de confort sin corrientes de aire.